Connect with us

Opinión

AMLO LLEVA A MEXICO A SU PEOR CRISIS ECONÓMICA

Publicado

el

Por Xavier Marconi Montero Villanueva

Preocupante siguen siendo los resultados hasta ahora alcanzados en la administración encabezada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, los recurrentes temas tocados en sus ruedas de prensa matutinas, siguen siendo superficiales cortinas de humo para ocultar la verdadera catástrofe a la que está llevando a nuestro país.

Uno de los temas principales que tienen preocupados a importantes sectores productivos y sociales en el país, es el de la economía, tema del que poco ha hablado el Presidente, pero que en esta semana prendió los focos rojos por la recesión a la que va encaminada el país en lo que resta del 2020, pero principalmente para el 2021.

La semana pasada se dieron a conocer indicadores económicos que llevan al país a un tobogán que afectará de manera fundamental el desarrollo económico, la inversión pública y el empleo de millones de mexicanos.

El manejo económico de la administración federal se ha encaprichado en utilizar el gasto público en las obsesiones del Presidente como son los programas sociales de dádivas a jóvenes que no estudian ni trabajan, el tren maya, la refinería de dos bocas y el financiamiento a PEMEX, empresa que en el último trimestre produjo el menor número de barriles de petróleo desde 1979.
López Obrador, en lugar de atenuar con firmeza la crisis sanitaria desatada por el COVID 19 y dar impulso económico a las empresas y a la lucha contra el desempleo generada por esta misma circunstancia, generó con sus decisiones que el Producto Interno Bruto del país, que es el valor monetario de todos los bienes y servicios que produce un país en un año, cayera en un 18.9% con respecto al segundo trimestre del año anterior, convirtiéndose en el peor descalabro económico en el país en toda su historia.

Respecto al crecimiento económico de la nación, los pronósticos no son nada alentadores, ya que para el término del presente año, se prevé una reducción del crecimiento entre el 11% al 4.6%, es decir, habrá decrecimiento económico con las nefastas consecuencias que traerá en rubros como la pérdida de fuentes de empleo, la inseguridad pública, y la falta de inversiones para detonar el desarrollo del país.

Respecto a la inflación, es decir, el crecimiento de los precios en el país, ésta cerrará en alrededor del 4%, cuando en 2019 fue del 2.83%.

La crisis de salud y la falta de atención del gobierno del Presidente para apoyar a las empresas, trajo como consecuencia que del mes de marzo al mes de junio de este año se perdieran casi un millón 200,000 empleos formales, cifra que seguirá incrementándose en lo que resta del año, lo que ha ocasionado que el 53% de la población económicamente activa trabaje en la informalidad, sin seguridad social y sin ningún derecho que le garantice una vejez digna.
Lamentablemente, para 2021 el panorama no cambiará mucho, el Secretario de Hacienda del gobierno federal, en reunión con Diputados de Morena, ha manifestado que el próximo año, los recursos no serán suficientes para los programas y que además ya no habrá dinero de los ahorros que habían hecho las administraciones anteriores para precisamente contingencias económicas como la presente y que irresponsablemente López Obrador ha decidido dilapidarlos en sus proyectos políticos personales.

Por todo lo aquí analizado, es importante que como sociedad hagamos un análisis serio, de como estábamos antes y como estamos ahora; no se trata de una simple polarización entre conservadores y liberales, entre buenos y malos, se trata de ser responsables en la construcción de un mejor futuro para las próximas generaciones, de entender que México está en una crisis real que se puede poner peor en el año siguiente.

Urgen en nuestra nación, contrapesos que equilibren el ejercicio del poder y la toma de decisiones, desde los poderes constitucionales y desde la organización ciudadana, para que juntos cambiemos el rumbo de México.

2021 será una gran oportunidad, no la desperdiciemos.

Seguir leyendo
Da clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿QUÉ GANA JALISCO CON LA CREACIÓN DE NUEVOS PARTIDOS POLÍTICOS?

Publicado

el

Por

Por: Xavier Marconi Montero Villanueva

El pasado viernes 18 de Septiembre, el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Jalisco, dio su aval para que las Organizaciones Políticas denominadas “Hagamos” y “Futuro”, se conviertan en Partidos Políticos Estatales a partir del próximo primero de Octubre.

De 17 organizaciones que buscaron su registro para convertirse en Partidos Políticos en Jalisco, sólo estas dos lograron conseguir el número de asambleas municipales y el número de afiliados que señala el Código Electoral y de Participación Ciudadana de nuestra entidad.

“Hagamos,” cumplió con la celebración de 109 asambleas municipales y alcanzó 25,596 afiliados; mientras que la Asociación Somos un Bosque, mejor conocida como “Futuro”, logró llevar a cabo 85 asambleas municipales y registró a 15,882 ciudadanos como militantes de su partido.

Ambos partidos, pese a ser de nueva creación, no aportan nuevas caras a la contienda electoral y al debate de las ideas en nuestra entidad, en realidad son grupos ya conocidos en la política local y lo que están buscando en ambos casos, es el depender de ellos mismos para lograr espacios en la representación electoral y en la toma de decisiones para la conformación de los espacios públicos y los órganos constitucionales autónomos que se configuran en muchas de las ocasiones conforme al peso específico de cada partido político en el Congreso del Estado.

“Hagamos” es la representación política del Grupo “Universidad”, es decir, el espacio donde hacen política electoral los cuadros de la Universidad de Guadalajara, que durante muchísimos años han participado en unión abierta o de facto con diversos partidos políticos en nuestro estado, y que en el último proceso electoral participaron en apoyo al Gobernador Enrique Alfaro.

Aunque son quienes ostentan la dirigencia estatal, desde hace un buen tiempo, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), el Grupo UdeG necesita un nuevo proyecto para adecuarse a la nueva competencia política y darles más peso a sus futuras negociaciones políticas con miras al proceso electoral del 2024.

Por lo pronto, su reto inmediato es conservar su registro en la elección del 2021.

Por lo que respecta a “Futuro”, éste es el grupo encabezado por Pedro Kumamoto Aguilar, que originalmente era un proyecto que buscaba lograr el posicionamiento de jóvenes y políticas principalmente de la agenda verde, a través de la participación independiente que lograr llevar a su dirigente a ganar la elección de Diputado Local en el distrito 10 en la elección del 2015.

“Futuro,” rápidamente se dio cuenta que para hacer política se necesitan recursos, espacios de poder, alianzas políticas; y no solo una agenda ideal y grandes esperanzas para poder hacer cosas diferentes, cuando en la realidad existen tantos cotos de poder en cada espacio público.

En ambos casos, tanto el Grupo UdeG, como el propio Pedro Kumamoto y su equipo, se dieron cuenta que era necesario cambiar para seguir igual, avanzar con sus propósitos políticos y su presencia en el reparto del poder político, en una arena muy diferente a partir de la elección del 2018.

Ambos, necesitan de una agenda diferente para poder aportar algo que llame la atención de la sociedad, en el preámbulo de una futura elección que se centrará simplemente, en derrotar o apoyar el proyecto de López Obrador.
Jalisco, no ganará absolutamente nada, si estos nuevos partidos juegan a buscar convertirse en un satélite del partido en el poder, cuando lo que urgen son equilibrios, contrapesos y diques de contención para que la toma de decisiones sea pensando en el fortalecimiento de Jalisco, de su vida democrática, de la seguridad de sus ciudadanos, del crecimiento económico y la lucha frontal contra la corrupción, la opacidad y el despilfarro.

Dejémoslo al tiempo.

Seguir leyendo

Opinión

Lo que destruye la noble labor de las asociaciones civiles

Publicado

el

Por

Las Asociaciones civiles son organizaciones que no tienen principalmente un afán lucrativo, que trabajan en conjunto con un fin social, educativo, cultural o de otro tipo.

Pero hoy en día por desgracia vemos Asociaciones que lucran o son utilizadas como trampolín para buscar colocarse en un proyecto o en un partido político, desviando su finalidad, ignorando la importancia de las Asociaciones Civiles cuyo valor es incalculable, en cuanto a que representan un medio para que los ciudadanos se involucren en diferentes tareas para dignificar la vida principalmente de la parte vulnerable de la sociedad.

Vemos Asociaciones que se aprovechan de las bondades y nobleza de los fines de las asociaciones para darles un rumbo diferente, usando a los que las integran para venderse al mejor postor, incluso vemos como algunas por la falta de ética e incapacidad de hacer política, engañando a quienes les compran aumentan la importancia de lo que pueden manejar a través de los que si participan con un fin positivo dentro de los afiliados a las Asociaciones.

Hay personajes que viven de engañar incautos y les venden la idea y hasta el slogan de qué representan a la Sociedad Civil Organizada, cuando lo que acumulan en su historial es una serie de fracasos y fraudes, engañando a Partidos y candidatos a los que les aseguraron miles de militantes y votos, cuando en realidad nunca cumplieron lo prometido.

Hoy que la sociedad ya no cree en los partidos políticos no faltan los aspirantes o partidos que dicen trabajar con la sociedad civil, engañados por estos parásitos, pero la realidad es que con los que se acompañan son los mismos que al fracasar en la vida partidista hoy se ponen el disfraz de Asociaciones, federaciones o cualquier membrete para tratar de mantenerse vigentes, parasitando en los proyectos y seguir viviendo de los ingenuos que se dejen engañar.

Es necesario diferenciar las asociaciones que cumplen con su finalidad y aquellas que lucran con el dolor o la desgracia humana para llevar agua a su molino y hacen de la caridad y solidaridad propaganda política.

Seguir leyendo

Opinión

Septiembre mes patrio ¿algo qué festejar?

Publicado

el

Por

Por Juan Carlos Hernández A.

Un hombre llamado Agustín de Iturbide, en la postrimería de su muerte lanzo este reto: mexicanos ya os he enseñado la manera de ser libres, a vosotros toca la forma de ser felices.

La situación actual en el país que ya todos sabemos cómo se encuentra, por demás irreconciliable, por desgracia, con el ciudadano de a pie, porque éste es el primer afectado, en su economía, estabilidad laboral, seguridad pública y privada y, una larga lista de necesidades que resultaría ociosa recordar.

Que los héroes y heroínas, que nos dieron patria hicieron lo propio-entre una peripecia y otra- para darle prosperidad política y social a México sí y que bueno. Que los siguientes gobiernos emanados después de la refriega, estabilizaron políticamente al país sí y que bien, ahora que, después de casi 2 siglos-La consumación de la independencia mexicana se realizó, cuando el Ejército de las Tres Garantías o Trigarante, hizo su entrada a la ciudad de México, el 27 de septiembre de 1821*- que nos dieron independencia y libertad de la corona Española ¿cómo se encuentra México?

No se encuentra ciertamente prospero, fuerte y entero, no y ahora menos, que nos aqueja la crisis…la que usted quiera o padezca porque ya no es solo de salud. Entonces de qué nos ufanamos los mexicanos, cuando en nuestro más cercano entorno nos tratamos como extraños, nos dividimos solos por múltiples motivos: ideológicos, políticos, religiosos, de clase, condición social y los que usted mande y guste.

Somos parecidos a los cangrejos dentro de un bote, nos jalamos unos a otros para evitar sobresalir, prosperar, aún no entendemos que unir fortalezas será mejor para lograr un bien común. No entendemos que la división crea más incertidumbre en todo sentido.

Rememorar este mes patrio, es acordarnos de la historia de este país no patriótico y que se ha hecho con la intervención entre liberales y conservadores-todavía- ante ello será bueno recapitular en preguntarnos en qué ha beneficiado para el progreso, otra vez del ciudadano de a pie. Cómo esperar que, avivando la división entre unos y otros ciudadanos, pensemos que se va dar la bienaventurada y reconciliada paz social que sería el ancla de partida para descubrir el impulso de otro país.

Nada que festejar, sino más bien reflexionar en dónde estamos parados y debido a qué factores, pensar qué estamos aportando para ayudar al perfeccionamiento de nuestro más cercano entorno, qué proponemos, qué mejoramos, para qué y a dónde vamos. Poco sirve echar gritos y vítores, arengas y rechiflas, sombrerazos y bailongo, cuando hoy día lo que más tiene este país es pobreza, no solo material, también intelectual, educativa, desigualdad en todo, y de plano pocas áreas de oportunidad, revise usted las cifras microeconómicas y macroeconómicas. No hay para dónde hacernos. Tiempo de tocar fondo, dicen unos y otros no lo sostienen, cuando ni para comer un alimento al día tendrán… cuál fondo. También cuál patria, cual sentido de festejo. Sin embargo y con todo y ese negro panorama estamos de pie, pobres y ricos, empresarios y trabajadores, escuelas e instituciones, para hacer lo que se deba en bien de este manoseado México.

Somos y por mucho, más los que queremos reconstruir una prospera patria, los que levantamos la mano para decir presente en el día a día. No cavilemos, no desesperemos, que no hay mal que dure cien años, no desperdiciemos la independencia de que gozamos.

Por cierto: Iturbide tardaría años en ser reconocido como padre de la patria; en 1838 bajo la presidencia de Anastasio Bustamante, sus restos fueron inhumados con honores en la capilla de San Felipe de Jesús de la catedral capitalina. Esto dice la historia, no lo digo yo, aunque se lo comparto. Ya somos libres, busquemos ser felices.

*http://www.archivohistorico2010.sedena.gob.mx/consumacion-de-la-independencia

Seguir leyendo

Lo más visto