Connect with us

Opinión

¿Qué hacer con la consulta popular?

Publicado

el

Por Juan Carlos Hernández A.

Ha trascendido el tema de la consulta abierta a la ciudadanía mexicana, para saber si están o no de acuerdo con que se haga un proceso oficial de juzgar a funcionarios públicos de administraciones pasadas. Una consulta hecha a iniciativa del Ejecutivo Federal para saber si la gente tiene simpatía con ese propósito. Algo nunca antes propuesto en tal sentido por nadie.

La verdad sea dicha cuando entendemos que las consultas son buenas para hacer partícipes a los mexicanos de temas de interés común, que les afecta, les involucra para mejoras en procesos, en políticas públicas, o modificaciones que tienen como fin un bien a realizar, medir o cambiar.

Sin embargo, hubo ya un pronunciamiento por el Magistrado de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Luis María Aguilar Morales, en el sentido negativo no de la consulta, pero sí de su contenido, su formulario, y a decir de esta determinación se declara inconstitucional el fraseo de la pregunta, se habla de una pregunta, vaga, poco clara y abstracta de dicha consulta, por lo que las preguntas deberían estar bien redactadas.

Se dice también que no puede ser materia de consulta popular la aplicación de la Ley, no hace falta que la gente se pronuncie, pues bastaría con que se de vista a la Fiscalía General de la Republica, para que, quien desee hacer la denuncia correspondiente, proceda pues lo faculta el artículo 222 del Código Nacional de Procedimientos Penales.
Ante ello, los ciudadanos no están en posibilidad de decir si se aplica una norma o no se aplica; la consulta popular está considerada en nuestra Constitución y que bueno, es loable usarla bien y que la gente se involucre en la toma de decisiones propias de un estado democrático, pues está garantizado en materia de consultas populares planteadas por el artículo 35 constitucional.

Ante este panorama se pronunció el Consejero Presidente del INE, Lorenzo Córdova, en el sentido de que “se debe actualizar la legislación en materia de Consulta Popular para que la Suprema Corte de Justicia de la Nación se pronuncie sobre la constitucionalidad de las preguntas contenidas en estos ejercicios, antes de que el Instituto Nacional Electoral verifique la validez de las firmas, ello contribuiría a que la sociedad mexicana ahorre en la erogación de recursos públicos para poder cumplir con la austeridad”.

El Instituto Nacional Electoral siempre ha promovido, promueve y promoverá la participación ciudadana, la cual es parte de su misión constitucional y premisa básica de la democracia, es menester que estos ejercicios sean mejores, más incluyentes, más eficaces y efectivos.

Es pertinente aclarar que al INE no le toca juzgar si es o no, valida o buena la consulta popular, porque para eso hay otra instancia que es la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Si en la mesa se declara inconstitucional la consulta planteada por el presidente de México, deberá notificar al Senado y se declarará asunto definitivamente concluido porque la ley no establece ningún medio de impugnación.

Quizá haya muchos temas más por consultar, que, luego conociendo sus resultados, puedan mejorar la estabilidad de que carecemos en amplios sectores hoy día en el país; procurar entonces mejores temas que unan al país, que ofrezcan resultados tangibles al necesitado mexicano, y sobre todo que se hagan conforme y apegados a derecho; sumemos al efectivo bienestar social y que las consultas sirvan para eso.

Darle tiempo al tiempo, aunque no mucho, ya se aproxima le sesión del jueves y veremos el voto, en el pleno, de cada uno de lo 11 ministros, donde con seis la consulta se resuelve si va o no va. Otra vez no está el horno para bollos. ¿O sí? ¿Usted qué cree?

*El autor es Maestro en Gestión Social y Políticas Públicas.

Seguir leyendo
Da clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Las Alianzas y los Ciudadanos

Publicado

el

Por

Por: Alejandro Pineda Valenzuela

¿Nos benefician, nos perjudican o nos confunden?

Tras el ejercicio del 2000, las alianzas nos mostraron que en política, nada está escrito; que los Partidos Políticos, descubrieron una nueva forma de resultarles atrayentes a la ciudadanía y refrendarse en el poder.

Pero, ¿qué ha resultado verdaderamente de todo esto? Se nos mostraron como los grandes negociadores, que pudieron dejar de lado sus rivalidades eternas y poner como prioridad las necesidades del país y de las comunidades.

Sin embargo, la historia nos deja otra lección, las alianzas benefician a unos pocos.

A lo largo de las contiendas en todo el país, por supuesto han perjudicado muchos proyectos nobles, donde una mayoría abrumadora de partidos “tutti-frutti” generalmente deja al gobernado con la opción menos favorable y que a la larga, resulta ser la más costosa, en todos los aspectos.
Se han intercambiado candidaturas como “cartitas” dejando a un lado los principios y valores de las instituciones y en muchas ocasiones, sacrificado hasta sus mismos militantes, postulando al actor, al futbolista, al cineasta, a la vedette, a quien les resulte más atractivo, con tal de ganar votos. Se ha reducido la calidad de la clase política volviéndose un “show bussiness”.

El próximo 2021, pinta más de lo mismo.

Seguir leyendo

Opinión

Un partido de oportunidad o de oportunistas.

Publicado

el

Por

Por: Dr. Ulises Hernández
¿En qué se ha convertido el PAN? Acaso ¿en el partido que la gente quiere o en el que la oposición necesita?
De verdad que si aún vivieran Don Manuel y Don Efra se volverían a morir. A pesar del momento histórico que fue fundar en 1939 un partido político en pleno apogeo del cardenismo, sobrevivir 50 años hasta 1989 sin ganar un cargo trascendental, hasta el 2000, ganar la presidencia de la República, para que sólo 18 años después en Jalisco estemos doblegados a un partido mediocre, que gira alrededor de un cacique local, rodeado de personajes expriistas y expanistas, que nos ponen la música que quieren que les bailemos, que hasta les hemos cedido la tribuna y el honor que da ser oposición, esperando que una vez que se reparte el pollo ver qué parte de la ala nos toca.


¿Acaso a eso se ha limitado nuestro partido? A estas alturas del juego, el PAN está en condiciones de poner su propio banquete, porque por muy saciado que se encuentre el partido en el gobierno pronto le dará hambre, sin embargo el PAN con lo que tiene y puede construir le basta, la bomba la tienen ellos no nosotros, el problema está en quien vende barato se debe a los beneficios que obtiene.
Hoy estamos en el dilema de si nos atrevemos a ir solos como siempre y ganando sólos lo que ahora tenemos con alianza, o ganar lo mismo pero con alianza.

El PAN merece respeto, y en la mesa está para poner condiciones no para recibirlas.

Seguir leyendo

Opinión

REVOLCADERO

Publicado

el

Por

Revocación de Mandato de un “Cuentachiles” 2° parte.

Así las cosas, en el mes de noviembre del año 2019, la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, aprobó las reformas Constitucionales para incluir la figura jurídica de la Revocación de Mandato, misma que fue promesa de campaña del Ejecutivo en turno López Obrador. A través de una elección, se presume que la Revocación de Mandato es un ejercicio democrático.

Es decir, que la Revocación de Mandato es una figura de democracia directa que permite a los ciudadanos, a través de una elección, decidir si un funcionario electo popularmente continúa o no su periodo de gobierno.

Según la reforma, el ciudadano califica a su representante y decide si lo mantiene en el cargo o le exige su renuncia.

Aquí, es donde empieza la formulita; En el caso del Presidente de la República, (AMLO) de acuerdo con el artículo 35 fracción IX de nuestra Carta Magna, esto es sólo del Instituto Nacional Electoral (INE) quien está facultado para aplicar la Revocación de Mandato previa solicitud de los ciudadanos.

Está se puede pedir al órgano autónomo en una sola ocasión y durante los tres meses posteriores a la conclusión del tercer año del periodo constitucional del mandatario, es decir, que se podrá pedir durante los tres meses siguientes al término del tercer año del Gobierno del presidente que, en este caso, sería en diciembre del año 2021 al mes de febrero de 2022.

Ojo, de la Lista Nominal de Electores que actualmente equivale a 2 millones 701 mil 91 ciudadanos mayores de 18 años, y si esta respalda por las firmas de 3% por ciento de los mexicanos, la solicitud será válida, hasta aquí me parece congruente.

Pero eso no es todo, además la solicitud “NO” procede; ya que el respaldo debe provenir de por lo menos 17 entidades federativas. Es decir, que, aunque se reúnan las 2.7 millones de firmas, estas deben de emanar de por lo menos 17 estados.

La ley establece que la solicitud de revocación, además de cumplir con un requisito de representatividad nacional, debe cumplir con uno de representatividad estatal.

En otras palabras, los solicitantes no sólo deben corresponder al 3 por ciento de la lista nominal nacional, sino también al mismo porcentaje de la lista nominal de cada entidad que se sume a la petición de revocación de mandato.

Y todo esto, solo para que la “Solicitud Proceda”.

Esto sale a relucir, a que los partidos prueben el grado de madurez política y que después de los comicios del mes de junio del año 2021, salgan victoriosos los candidatos “Conservadores” de elección y no empiecen a pretender los candidatos de la 4°T del mandatario en turno, recurrir a los Tribunales. Más aún, por la caída libre de la aprobación de AMLO, sin menos cabo, de los ya desgastados factores que han golpeado la popularidad del mandatario, con su crisis económica y el manejo de la pandemia, a razón de que López Obrador aseguro que contaba con el 70% del respaldo de la ciudadanía para mantenerse en el cargo, todo esto de cara a la consulta de revocación de mandato, que cada día se ve más cerca la fecha y todas las posibilidades de que verdaderamente exista un contrapeso en todas las decisiones y se llegue a una verdadera democracia y no sólo las decisiones del todo poderoso de un mandatario cuentachiles. Al tiempo.

El regreso de Ricardo Anaya

En días pasados debatía con un joven empresario y emprendedor, tras asegurar que al partido de MORENA, le irá muy bien en las elecciones próximas del año 2021 en todas sus participaciones, ya que México va por el “Buen Camino”, en cuanto al manejo de político; en ese momento le di la razón, pero le comente que no olvidáramos el regreso a la vida política de Ricardo Anaya, ex candidato a la Presidencia de México, quien ha hecho manifestaciones para desgastar al gobierno en turno y que de seguro Él y el PAN, le tendrán a AMLO, de dos y hasta una tercera jugada que le restara adeptos, que no lo perdiera de vista; aún más, tan sólo de leer entre líneas la desesperación del ejecutivo y que erróneamente al día siguiente que anuncia su regreso el joven maravilla, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), da a conocer que lo investigaba por el caso de Odebrecht; asimismo, su titular Santiago Nieto, indicaba que la Fiscalía General de la Republica (FGR), sería la que determine si llama a Ricardo Anaya a comparecer, ya que su nombre aparece entre los 70 de una lista que presuntamente están implicadas en las indagatorias de corrupción señaladas por el ex Director de PEMEX Emilio Lozoya.

Concluyendo, me dio la razón de la posibilidad de que MORENA no siga con el control del País y, sólo se retiró diciendo ¡el miedo no anda en burro!

Es hora de que prendan los reflectores, hasta la próxima.

hiram_messina02@hotmail.com

Seguir leyendo

Lo más visto