Connect with us

Opinión

Quiero ser vulcaniano.

Publicado

el

Por: Rubén Iñiguez

En la antigua Roma, existía un personaje conocido como Vulcano, que en (en latín se escribe, Volcānus, Volchanus, Volkanus), es el dios romano del fuego, además de patrón de los oficios relacionados con los hornos en la religión de la Antigua Roma. Pertenece a la fase más antigua de la religión griega; de hecho, Marco Terencio Varrón señaló, citando los Annales pontificum, que el rey Tito Tacio había dedicado altares a una serie de divinidades entre las que se encontraba Vulcano.

Muchos años después, se investigó sobre el hipotético planeta que algunos astrónomos creyeron descubrir, entre 1860 y 1916, desplazándose por una órbita interior a la de Mercurio, lo que le convertía en el planeta más cercano al Sol. El origen de la búsqueda de Vulcano tuvo una motivación similar a la del descubrimiento de Neptuno: La existencia de unas desviaciones en la órbita de Mercurio hicieron sospechar que, al igual que ocurría con Urano, éstas se pudieran deber a las perturbaciones producidas por un planeta intramercurial al que se bautizó con el nombre de Vulcano, el dios del fuego. La búsqueda del planeta desconocido se saldó con el anuncio de varios avistamientos, aunque en ningún caso pudieron ser confirmados ni se pudo calcular su órbita, condiciones indispensables para que la existencia de un nuevo astro pudiera ser aceptada por la comunidad astronómica.

Para el año de 1966, regresó esta idea del planeta Vulcano, pero a la ciencia ficción, con la primera serie de televisión, que habla del universo de Star Trek, planeta de origen de los vulcanianos, primera raza en establecer contacto con los humanos, y cofundadores con ellos de la Federación de Planetas Unidos. El más significativo vulcaniano es el Señor Spock, oficial científico de la primera misión de la Nave Estelar Enterprise.

Fue tan exitosa la serie de Star Treak, (Viaje a las Estrellas) que aun en nuestros días, somos muchos fans los que seguimos dicha serie. Por lo tanto, he decidido aprovechar la modernidad que distingue a Jalisco, y quiero solicitar que en mi acta de nacimiento se me reconozca la condición y calidad de ser vulcaniano.

Todo se deriva de la “percepción subjetiva-psicológica” dentro de cada individuo, y por tanto de esa concepción, elegida como condición de vida, la morfología y la fisiología salen sobrando, en el momento de determinar una nueva condición. Por consecuencia, elijo ser vulcaniano, pues desde niño soñaba con tener navecitas espaciales.

No he averiguado cuantos sexos existen en el extinto planeta vulcano, que fue destruido por el iracundo Khan. Pero si actualmente tenemos más por elegir, esto se deriva de la percepción personal, cada uno puede verse como lo que quiera ser.

Un derecho que se gana con la modernidad, aunque sea un tanto absurdo, pero a mí me gusta la condición de ser vulcaniano, me gusta el saludo del señor Spock, el vulcaniano “Larga vida y prosperidad” con cuatro dedos abiertos en “v” que nos colocan en consonancia planetaria.

Narra Agustín Laje, un experto de estos temas, que, en Argentina, las nuevas concesiones de derecho, de determinación de género y de relación, autorizaron a un ciudadano argentino a enamorarse de un puente, incluso tanto que llegó a solicitar en el registro civil de su país que le concedieran un extremo del puente, dado que no tiene manos.

El asunto se realizó, se cumplió el derecho del ciudadano, su suposición de amor al pedazo de concreto con una concreta acta matrimonial, y nosotros pensando que en Jalisco éramos los más avanzados. Incluso declaró para las notas publicitadas que era tan romántico su puente, que lograba placeres extremos en su compañía, llegando a descripciones eróticas.
No estoy enamorado de ningún puente. Pero quiero ser vulcaniano. Claro, los limitados dirán que eso rebasa el espacio geográfico del planeta y que probablemente no exista. Pero para los treakies, es una idea fenomenal.

¿Es válido?, no me pongan límites, dado que los Registros Civiles, que hoy celebra Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, pueden conceder esa condición. Si un humano se revisa morfológicamente, y encuentra que su deseo es diferente al del orden naturalmente establecido por el Creador, actualmente tiene derecho de modificar ante la ley, para ser reconocido ante los demás, por su nueva condición, su nuevo género. Pensar luego existir. “no imaginaba Descartes, hasta dónde llegaría su memorable frase”

Entonces, yo puedo ser vulcaniano. Pues si yo me percibo subjetivamente en mi mente así, tengo derecho a que el Estado me proporcione medios para que me alarguen las orejas, y terminen en punta, como el Comandante Spock. Si salía en la tele, es un imperativo categórico autónomo, capaz de regir la vida humana, en todas sus manifestaciones, aunque Star Treak, haya nacido en la pantalla chica.

También tengo derecho a obligar al Estado a que me dé la oportunidad de estudiar, de hecho, fueron algunas universidades canadienses y estadounidenses las que cimentaron esa modificación ideológica y luego jurídica, de esos cambios que hoy festejamos con el Gobernador Jalisciense tan avanzado que tenemos.

Que me envíen a California, para estudiar algún curso sobre Vulcano y su historia, sobre la vida y las condiciones que las ficciones han determinado para que Spock sea como se ve. Esos lujos de maestrías en temas de ciencia ficción, tal vez por ser literatura o porque la oferta es tan basta que todo se vale.
Porque lo import
a ahora, es como se ve, no como se es. También no me vendría mal un subsidio si tengo que apoyar mi nueva identidad planetaria mediante el consumo de fármacos u hormonas, pues mi voz podría no sonar vulcaniana, y, dicho sea de paso, Spock es lampiño, por lo que algo tenemos que hacer con mi barba y bigote de capitán Barba Negra.

Comprendo la importancia de los que desean registrarse ya como personas “Trans”, aunque no sean exo-planetarios. Es momento de aprovechar este gran avance, y no de limitarnos por las tradiciones y viejas costumbres.

Viaje a las estrellas en sus nueve series y ciclos de películas nos dejaron claro que puedes ser Romulano, Klingon, Vulcaniano, y otras minorías del espacio, así que será mejor que anotemos la fecha espacial de hoy y en la bitácora del capitán Kirk, aparezca, que un terrícola aspira a ser vulcaniano.

No seamos aburridos, pronto tendrá la humanidad una colonia en Marte, cuyas condiciones dicen son superadas por el municipio de Jalisco que lleva por nombre, Tlajomulco de Zúñiga, capital original del partido Movimiento Ciudadano, que sin duda rebasa a cualquier otro planeta en materia de contaminación y alteración climática.

La conquista de la luna, aunque lo duda Elenita Álvarez Bullya, la tiranita del CONACYT, fue un hecho y seguiremos adelante.
No sabemos si haya Decepticons en el lado oscuro. Un acta de nacimiento del planeta en que aspiro, debe tener valor legal, si alguien quiere ser Birdman, o Batman, o Bubble Bee, están en todo su derecho.

Por ello, nos sumamos a reconocer al Señor Alfaro. Vetarnos es quitar el derecho a la igualdad universal, a la que todos aspiramos. Es tan Alfaro- guerrero, que el planeta rojo lo preside, y pasa la vida aplicando botones del juicio final, toques de encierro, armagedones y caos del universo y alianzas con la Federación de Planetas para darle en la torre al emperador del universo.

Tlajomulco y la Zona Metropolitana de Guadalajara, es la avanzada estelar, pues para ellos, no somos el primer lugar en desapariciones en todo el país, son abducciones terrícolas para estudiar más sobre nuestra raza humana.

Terrícolas, ahí se ven, “larga vida y prosperidad vulcaniana” olviden el pasado, sus leyes anticuadas, no se fijen en detalles, pues el tutti fruti, le da sabor a la vida moderna, aunque sea confuso para la certidumbre y salgan con que el Código Civil no permite sin juicio el cambio de nombre y género. Solamente le estamos cambiando a 21 siglos la historia que ya era, como vuelve a ser ahora, sólo decían que eran tiempos paganos en que los Dioses Romanos o del Medio Oriente, reclamaban cultos y condiciones similares a las modernas, o sea avanzamos en círculo sin saber dónde empieza, o dónde termina.

Seguir leyendo
-Publicidad-
Da clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Tres visiones se juegan la próxima contienda electoral: globalistas, izquierdistas y provida

Publicado

el

Por

Por: Leonardo Segura

La próxima contienda electoral, advierto tres visiones que compiten por obtener un espacio en el gobierno para así llevar su visión del mundo al ámbito social y son: los globalistas que podemos identificar con George Sorosl las trasnacionales y los grandes banqueros; los izquierdistas (aunque los globalistas también son de izquierda), quienes añoran modelos clásicos del marxismo y forman parte del llamado Foro de Sao Paulo o al llamado grupo de Puebla que está integrado por marxistas como Diaz-Canel, Evo Morales, Nicolás Maduro… Y finalmente el grupo pro-vida o nacionalista, en donde se lucha en contra del aborto y se aboga por la grandeza de sus propias naciones, aquí vemos a personajes como Donald Trump, Vladimir Putin, Viktor Orbán, Marine Le Pen, Santiago Abascal, entre otros.

En este contexto, se forman alianzas estratégicas y cada grupo defiende sus propios intereses, por su parte la izquierda representada ampliamente por Morena, busca el proyecto del Foro de Sao Paulo, el llamado bloque “Va por México” es una mezcla de varias visiones, pero prevalece en la agenda muchos de los puntos que sostiene el globalismo, en la agenda 2030 y el Foro Económico Mundial de Davos. Por último, está el grupo pro-vida, que está conformado por personas cristianas, algunas en un número importante en el Partido Encuentro Solidario (PES) y en una pequeña proporción ya desplazada en el Partido Acción Nacional (PAN) ya que quienes son los dirigentes de este partido responden al grupo globalista.

¿Cuál visión se impondrá en las próximas elecciones del 2021 y cuál será el proyecto de país?

Seguir leyendo

Opinión

Jalisco está de luto

Publicado

el

Por

Por: Gaby Godinez

Este viernes 18 de manera artera asesinaron al ex Gobernador del Estado de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval, situación que genera gran impotencia por la manera tan cobarde en que se dieron los hechos, y da mucho pesar por encontrarnos en un estado y Estado de indefensión, qué podemos esperar la ciudadanía en materia de seguridad si a un ex funcionario que contaba con elementos de seguridad lo mataron mientras se encontraba en un bar, con esa aparente facilidad

Se ha hablado mucho del tema de seguridad tanto a nivel local como federal, asegurando los mandatarios que “vamos mejorando” que “el crimen organizado va perdiendo la batalla”, sin embargo son muchísimos los casos que vemos todos los días en los noticiarios, en los periódicos, situación que es terrible, y que genera miedo, ya que no se puede salir a divertirse o simplemente a visitar a la familia por la pandemia por el Covid-19 y tampoco podemos estar tranquilos de salir por el miedo de que nos maten por un asalto, por una confusión, por una bala perdida, etcétera

Jorge Aristóteles fue un hombre que luchó por sus sueños, con un gran carisma, un “rock star” que llamaba la atención, sobre todo de las mujeres que no dejaban la oportunidad en los eventos como Presidente Municipal o como Gobernador de tomarse una selfie y él siempre fue atento y podían pasar horas enteras tomándose fotos, pero nunca fue grosero con la gente, siempre tenía un momento para escucharlos y atender, en lo que estaba en sus manos, sus necesidades.

Esperemos que su muerte no quede impune, como la de miles de mexicanos que son víctimas del crimen y que las autoridades municipales, en este caso de Puerto Vallarta, tomen cartas en el asunto y no den carpetazo al tema que movió al Estado, que se convirtió en tema de conversación de propios y extraños, quienes lamentan los hechos que a nadie le deberían de ocurrir una muerte así.

Este suceso marca un antes y un después en la historia de Jalisco, y más encontrándonos en un proceso electoral, en el que debemos de salir a las urnas y no convertirnos en meros espectadores, opositados, generar cambios cada uno desde nuestras trincheras y buscar un mejor futuro para todos, para vivir el presente y cambiar con nuestras acciones el mañana.

Son muchos los recuerdos que tengo de mi amigo Aristóteles, mi corazón está muy triste, quedaron pendientes muchas pláticas, así como un prólogo que me iba a hacer, ahora no queda más que seguir adelante y luchar por los ideales que tenía, con fuerza, dedicación y empuje.
Un abrazo afectuoso a sus padres, su esposa, hijos y amigos, me uno a la pena que los embarga, pues Jalisco está de luto.

Seguir leyendo

Opinión

“Avanzar frente a la corrupción: reforzar los elementos cualitativos en la praxis pública”

Publicado

el

Por

Por: Abimael Montúfar López

Dos eventos conmemorativos tuvieron lugar en la segunda semana de diciembre: el Día Internacional Contra la Corrupción y el Día Internacional de los Derechos Humanos. Ambas temáticas, con un profundo significado para el funcionamiento pleno de nuestras sociedades; pues en torno a ellos, se sustentan por una parte, el núcleo fundamental de la dignidad humana y por otro lado, lo referente al funcionamiento de las instituciones y por ende, referente al cumplimiento de los proyectos para el desarrollo de las comunidades humanas.

Sin embargo, las síntesis de los medios informativos en el marco de estas fechas, desde muy temprano comenzaban a arrojar elementos cuantitativos tales como: encuestas, indicadores, datos numéricos, perspectivas comparativas, etc. Sin duda, elementos cruciales en toda la extensión de la palabra, empero, sorprende que en su mayoría, esta divulgación de los acontecimientos no centre su atención sobre un tema pendiente: l a tarea que los jóvenes debemos cumplir en el servicio público para contrarrestar este malestar.
Pues es innegable la necesidad de que el sector de las y los jóvenes se involucre de manera activa para reconfigurar el funcionamiento de las instituciones a través de una conciencia plena sobre el desempeño dentro del servicio público.

México se encuentra entre los treinta y cuatro países de la Organización de los
Estados Americanos que tienen suscripción a la Convención Interamericana contra la Corrupción; para que dicho convenio implemente sus acciones, se basa en el Mecanismo de Seguimiento de la Implementación de la Convención Interamericana contra la Corrupción, mejor conocido como MESICIC, y tiene como función principal, recomendar a los Estados para que mejoren sus marcos jurídicos e instituciones para combatir efectivamente la corrupción.
En dicho sentido, en sus últimas visitas a México, llamó mucho la atención una de sus recomendaciones, consistente en: “otorgar instrucciones al personal de las entidades públicas para la adecuada comprensión de sus responsabilidades y las normas éticas que rigen su actuar”.

Así, podemos inferir a la aparición de una acción de corresponsabilidad, pues por un lado, requerimos la capacitación constante por parte de la Institución a la cual se forma parte, y no es suficiente quedarse en esa esfera de acción: requerimos tomarnos en serio los elementos cualitativos faltantes, es decir, aludir de manera activa a la responsabilidad institucional y social, cualidades que sin lugar a duda, serán las que nos otorguen apertura al conocimiento de la norma, acerca de nuestras funciones como servidores públicos previstas en determinados ordenamientos legales, de nuestros alcances y limitaciones legales como funcionarios, conocimiento de nuestros códigos de ética y buena conducta.

Sobre este punto es preponderante recordar lo que indica nuestra Carta Magna en su capítulo primero, reformado en 2011 para dar sustento jurídico en el avance del reconocimiento de los derechos humanos, cuyas expectativas para transformar las experiencias humanas encaminadas hacia el bienestar colectivo, mantienen una interacción constante con las acciones u omisiones de los Estados, y también en el sector privado y las personas desde la individualidad.
Es vital, resaltar el papel que juega precisamente el funcionamiento adecuado de las instituciones: el artículo primero de nuestra Constitución Política, versa de manera textual lo siguiente:

“Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad.

En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley.”

De esta forma, al hablar de la efectividad de las herramientas y mecanismos de los Estados, es profundamente necesario que las personas actúen con base a una conciencia plena para que la realidad sea transformada desde la esfera personal, y más aún, desde la individualidad trascendental del ejercicio que implica interactuar con las personas para brindar un servicio, ya sea público o privado; pues nuestras acciones tienen la capacidad sorprendente de moldear nuestra experiencia humana.

Simultáneamente, otro de los elementos cualitativos será el de la prevención, cuyos lineamientos nos encaminen al mejoramiento de procesos, de disposiciones normativas, lineamientos, reglamentos, entre otros, través de la detección temprana de escenarios. De esta manera, a través de la articulación de ejes complejos, es posible afrontar la opacidad con la que se manejen recursos materiales, humanos o financieros, así como, una prevención con miras al fomento de valores en las Instituciones orientadas a la propalación de las conductas más elevadas referentes a los valores humanos: respeto, honestidad, sentido de responsabilidad y pertenencia simbiótica con nuestros sistemas de convivencia.
La invitación concreta es a la reflexión sobre las formas en las que, dando cumplimiento cabal a nuestras encomiendas dentro del servicio público, se puede calibrar la realidad para dar un brillo acorde a las más altas aspiraciones de bienestar y desarrollo colectivo.

Seguir leyendo

Lo más visto