Connect with us

Opinión

El tequila es nuestro

Publicado

el

A decir verdad

Por Rubén Iñiguez

Severos atentados de adulteración, de productos que alegan en su etiqueta contener tequila, han resultado serias alteraciones que dañan el prestigio de la bebida de origen mexicana y actualmente una trasnacional de la cerveza, pretende dañar nuestra bebida nacional.

El intento de la cerveza Heineken, de lanzar una bebida mezclada con tequila, la cual contenía todo excepto tequila, claro la mercadotécnica lo presenta como cerveza combinada con tequila, pero la realidad es que no tiene una gota del extracto del agave weber azul tequilana.

Cada día se llega a tener un registro mayoritario de firmas de productos de tequila, que rebasan en México las 900 marcas. Pero muchos de los supuestos tequilas que carecen del sello del Consejo Regulador del Tequila, pueden ser apócrifos. Por eso cuando no se encuentran en la etiqueta estas siglas, CRT, puede presumirse que es un producto de origen oscuro, opaco, y puede incluso ser peligroso y potencialmente tóxico.

La venta y exportación de la bebida nacional proporciona un ingreso global y constituye un aporte importante de recursos para el fisco mexicano, así como para la generación de empleos. El cultivo del agave, compromete en la empresa a millares de campesinos, todo para que se proteja el concepto de “denominación de origen”.

Francia ha puesto el ejemplo cuando se trata de champagne o coñac, España para evitar polémicas registró su caldo como brandy, incluso los hay tan selectos como el más fino coñac, sin embargo, tuvieron el cuidado de respetar la “denominación de origen”.

El tequila se origina verdaderamente en el municipio de Jalisco que lleva el mismo nombre, aunque hay estudiosos que advierten que se origina en el valle de El Arenal, o incluso la vecina Amatitán. Claro, los cultivos de agave, llegaron a los Altos de Jalisco, y se produjo un tequila de calidad similar, que respeta en concepto de denominación de origen, porque las plantas que utilizan son las mismas, el procedimiento es similar. Así desde la Laja, Tepatitlán, Tototlán, Arandas y Atotonilco El Alto, el mero corazón de los Altos, tienen la capacidad de producir tequilas reconocidos.

Nuestra bebida nacional, en las grandes marcas incluso concursa en Bolsas de Valores, con títulos muy codiciados por ejemplo de Cuervo, o de Souza, que heredó el nombre a empresarios de Japón, por ejemplo.

Muchas de las tequileras clásicas como Herradura, han pasado a manos de inversionistas extranjeros, que sin alterar el procedimiento de fermentación y destilación producen el tequila blanco, madre de todos los tequilas, que pasan a las versiones reposadas, añejas, por el tiempo en que se conservan en barriles de maderas importadas hasta alcanzar el grado de reposo o añejamiento y vaya que la madera es absorbente. Por lo que, para un litro de añejo, pueden quedar en el barril, 4 litros del tequila como merma, para alcanzar la madurez.
Incluso un tequila tan interesante como Hornitos Black Barrel, por reposar en barricas que contuvieron whisky llegan a tener un toque de sabores que recuerdan al “agua viva” el Whisky, pero es tequila puro, sin alteraciones de ninguna especie. Para eso existe el Consejo Regulador, que esporádicamente logra alejar del mercado nacional marcas espurias.

Actualmente la situación ha sido llevada hasta consultar a AMLO en la mañanera por la falsificación que pretende hacer Heineken. Su respuesta fue: “Pregúntele a Graciela Márquez, de Economía” pero más pinta el asunto para el Súper Canciller Marcelo Ebrard, que, si fue capaz de regresar al general Cienfuegos, no creo que le sea difícil defender nuestro líquido reconfortante.

Este mismo asunto, ha sido para Francia, capaz de llevar a declaraciones de guerra, sanciones económicas, ruptura de relaciones a países que osaron no respetar su denominación de origen en que nacieron las bebidas que el mundo identifica. Así de serio es el asunto.
A decir verdad, en la primera parte expusimos el crecimiento de la exportación del tequila, la bebida nacional, que, entre alternancias de modas, ocupa un lugar cercano al gusto mexicano. Lo cierto es que el tequila luego de ciclo áureo del cine mexicano, volvió a ser favorito de todos los mexicanos.

Sus implicaciones económicas, patrimoniales, jurídicas, su agro, su industria, su comercialización y distribución son un formidable generador de empleos, adicionalmente a su deliciosa condición de “aperitivo” nacional. Incluso se han desarrollado nuevas versiones, igualmente vigiladas de mezcales, de bebidas artesanales como el caso de la raicilla, que ya encuentran un sitio en las barras mexicanas.

No esperemos mucho de la agenda del presidente, AMLO, aunque por nacionalismo y soberanía, podría encontrar motivos para defender la bebida de Jalisco.

El Tequila es nuestro, y grandes autores como Carlos Monsiváis, como el colombiano Álvaro Mutis, en sus asistencias a ediciones pasadas de la FIL, aprovecharon para dar a conocer serios ensayos sobre la trascendencia de la bebida nacional. Dicen que Emiliano Zapata, que odiaba a Heineken, sin saberlo, dijo: “Tequila para mis hombres, cerveza para mis caballos”.

Sin embargo, no vamos a pelearnos con nuestros paisanos sinaloenses, nayaritas y sonorenses “cheleros”.

La cerveza mexicana ha conquistado un lugar por consagrar cualidades de pureza, integridad de su grano original, y la aplicación fiel de los procedimientos que la hacen Pilsen o Bock. Pero eso es otro tema, igual de importante. Pero reflejan la calidad que también alcanzó el tequila mexicano.

El riesgo en el momento es para el Tequila, y los jaliscienses debemos encabezar a los mexicanos en proteger un tesoro, la bebida nacional, con denominación de origen. El Tequila, bendito producto cuando se produce con honor, con fidelidad en cuanto a la calidad y procedimiento necesario, porque exportamos al exterior nuestro prestigio.

Supongamos que China se le ocurra producir en Wuhan, un producto similar y lo quiera llamar Tequila. Intolerable, Inadmisible, Imperdonable, para eso existe el derecho y el Consejo Regulador. Que el COVID se los lleve si se atreven. Este caso debería preocupar a nuestras más altas autoridades, no es un asunto de los empresarios tequileros, el afectado es México.

Este no es un asunto menor, ¡en tanto, salud!, pero con Tequila genuino, y su sabor único, con sabor a México.

Seguir leyendo
Da clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Tres son los perfiles que destacan en la lucha por el Distrito 10 Federal en Zapopan.

Publicado

el

Por

Es necesario estar informado sobre quienes pretenden representar en el Congreso Federal a los ciudadanos del Distrito X, ubicado en Zapopan.

El voto es un derecho y una responsabilidad pues la buena o mala elección tiene consecuencias que trascienden al mismo Distrito.
Por esta razón presentamos algunos datos dignos de tomarse en cuenta a la hora de votar. Según diversas encuestas estos son los 3 personajes que encabezan las preferencias en el electorado del Distrito X Federal..
Aminadab Montejano Carmona
Ha formado parte de los gobiernos de los partidos Movimiento Ciudadano, PRI y PAN donde incluso llegó a ser dobletero es decir, tener sueldo en dos dependencias a la vez, con el gobierno Estatal de Aristóteles y el gobierno Municipal de Enrique Alfaro.
Miembro de la Iglesia de la Luz del Mundo y amigo del diputado local por MC, Jonadab Martínez, con quien labora su esposa Libni Eunice Díaz Alvarenga, e como asesora en el Congreso.
Hoy se presenta como candidato a Diputado Federal por MORENA, y como podemos observar no es lo suyo el Valor de la honestidad y fidelidad a sus convicciones.
Francisco Javier Ramírez Acuña (Nació el 22 de abril de 1952).
Es un político mexicano, miembro del Partido Acción Nacional.
Ha sido presidente municipal de Guadalajara (1999-2001)
Gobernador de Jalisco de 2001 a 2006.
Secretario de Gobernación en el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa.
Diputado Federal por el Distrito X de Jalisco a la LXI Legislatura.
Presidente de la Cámara de Diputados de 2009 a 2010 y Coordinador de la fracción del PAN desde septiembre de 2011.
Dos veces diputado local, del 74 al 77 y del 80 al 83.
Cómo podemos ver tiene más de 48 años viviendo de la política y pretende agregar otros 3.
Una triste realidad, no habrá más líderes juveniles en Acción Nacional?
Horacio Fernández Castillo
Nació en Guadalajara, Jalisco el 13 de septiembre de 1958. Desde muy joven se ha dedicado a emprender, junto con un amigo y una pequeña bodega en Ciudad Granja, formamos lo que hoy en día es Industrias Tajín, en donde comercializamos salsas en polvo, y que gracias al esfuerzo diario de un gran equipo, hemos logrado llevar el sabor de México a más de 40 países alrededor del mundo.
Impulsó la estrategia Jalisco Sin Hambre, con la participación de empresarios, universidades, iglesias, asociaciones civiles y de los jaliscienses comprometidos, logramos entregar más de 200 mil despensas a más de 1 millón de personas vulnerables y las más afectadas por la pandemia.
También creó la Escuela Nacional de Cerámica con sede en Tapalpa y participó en la iniciativa Empresas por el Bienestar, mediante la cual un centenar de compañías establecieron el compromiso de pagar no menos de 6 mil 500 pesos a su personal.
El amor a México lo heredé de mis padres, he dedicado gran parte de mi vida a servir a los demás, pero hay mucho por hacer y sé que desde el servicio público tendré más herramientas para seguir ayudando a mucha más gente.

Seguir leyendo

Opinión

Historia de una escasez anunciada

Publicado

el

Por

Alejandra Salazar

Desde hace más de 20 años la amenaza de quedarnos sin agua ha estado latente. No es un problema exclusivo de México, la escasez se avisora para todo el mundo. Una cosa que poca gente sabe es que, aunque el 97 por ciento de la superficie de nuestro planeta está cubierta por agua, sólo el 0.007 por ciento de ésta es potable, y esa cantidad se reduce año tras año debido a la contaminación. Y esto es preocupante, porque del agua depende la vida.

Contar con agua es fundamental para el desarrollo socioeconómico de las personas, para la generación y aprovechamiento de la energía, para la agricultura y por lo tanto para la alimentación, para la sustentabilidad de los ecosistemas que nos proporcionan oxígeno, clima, temperaturas adecuadas. En pocas palabras: el agua es esencial para la vida y por eso se ha considerado que el acceso a ella es un derecho humano, inalienable, y que su distribución debe darse en condiciones de igualdad.

El problema es que a medida que crece la población del mundo, de nuestro país y de nuestras ciudades, en tanto avanza el modelo económico consumista, la demanda de recursos hídricos también crece y, hay que decirlo sin cortapisas: necesitamos más agua, pero seguimos teniendo la misma o menos, porque en el uso que le damos, la desperdiciamos y la contaminamos.

De acuerdo con el Monitor de Sequía del Servicio Meteorológico Nacional, actualmente, de los 2 mil 463 municipios del país, hay mil 104 con sequía de moderada a excepcional, 590 tienen condiciones “anormalmente secas” y 769 se encuentran en condiciones normales.

Lo que está sucediendo este 2021 en la Zona Metropolitana de Guadalajara era previsible, tarde o temprano nos íbamos a quedar sin abasto o con un abasto limitado. La cosa es que el proceso se aceleró precisamente porque, en los últimos dos años, la gestión y administración de los recursos hídricos que abastecen a la Perla Tapatía fue desastrosa.

La falta de planeación, la ausencia total de políticas de ahorro y eficiencia, el abandono y un pésimo mantenimiento a la infraestructura para su distribución le cobraron a las autoridades un precio muy alto que ahora muchos están pagando: nos quedamos sin una gota para distribuir en la Presa de Calderón, que surte al 14 por ciento de la ciudad.

La prueba de este abandono es evidente: mucho antes de que se registrara el desabasto, más de un año antes de la crisis, el agua que se distribuía en muchos puntos ya era turbia, contaminada y en muchas ocasiones lodosa. ¿Por qué no se tomaron acciones antes?

Hoy las historias de vida se repiten día con día en los diferentes medios de comunicación: el centro de Tlaquepaque duró más de mes y medio sin recibir agua; el de Zapopan, hasta dos semanas; más de 300 colonias dejaron de recibir el servicio por semanas y hoy, a muy duras penas, 150 reciben un poco cada dos días.

El problema es que en muchas colonias, ni la infraestructura pública ni la privada permite el almacenamiento, dependen absolutamente del agua corriente. Hilaria Flores, en Tlaquepaque, relataba a un medio local que a su casa tiene que llevar dos o tres garrafones, porque ni tiene aljibe, ni hay presión suficiente o fuerza humana para subir el agua a su tinaco. Esta es sólo una de miles de historias que podemos encontrar.

El agua, que de por sí es un derecho, en estos momentos es mucho más importante: es la base para preservar la salud. Cuando una familia pasa dos días sin ella, sin lavarse las manos con frecuencia, sin limpiar y desinfectar las superficies que comparten por esta carencia, sin lavar correctamente sus alimentos, se exponen más a las enfermedades gastrointestinales, pero sobre todo al coronavirus.

La mala planeación del gobierno golpeó a la gente, particularmente a las familias más vulnerables, en el peor momento: cuando más se necesita del agua.

Y no hay respuestas, por supuesto que no hay respuestas. La razón es sencilla: no hay más agua de la que tenemos, punto. Pero la autoridad sí podría tomar algunas acciones para atender la urgencia.

Para comenzar, ante lo limitado del recurso, habría que garantizar equidad, porque mientras en unas colonias se riegan jardines inmensos, en otras no hay ni para lavarse las manos. El ahorro y los tandeos para que el agua llegue con más frecuencia en donde no puede ser distribuida por las tuberías, debería de hacerse con igualdad.

Para hacer esa distribución, está probado que no alcanzan las pipas con que cuenta el SIAPA, se debería de involucrar personal, pipas y vehículos de muchas otras dependencias. Además, deberían invertir en infraestructura temporal para que ahí donde no hay aljibes, depósitos o tinacos, exista algún tanque cercano y con capacidad y frecuencia de relleno suficiente.

Luego están las acciones de mediano plazo, las que estamos escuchando en las campañas. Reparar las tuberías, porque en éstas se pierde y se desperdicia casi tanta agua como la que llega a las casas. Repensar nuestro sistema de drenaje, para separar de este la captación de aguas pluviales; lo mismo dar incentivos para que en las casas se recolecte el agua de lluvia y así, aprovechar mejor ese recurso antes de que se mezcle con desechos y contaminantes.

Conseguir nuevas fuentes no será fácil, se pueden analizar nuevas presas o reactivar los proyectos que se han detenido, pero antes hay que pensar en una cultura de ahorro de largo plazo.

El gobierno, los gobiernos de todos los niveles tienen mucha tarea; pero también cada uno de nosotros, porque de seguir con nuestros hábitos de consumo, a lo mejor, nos alcanza el agua a nosotros, pero de seguro no les dejaremos ni gota a nuestros hijos.

 

 

 

 

Seguir leyendo

Opinión

Regresa con Alberto Uribe la sombra de Juan Sánchez Aldana a Zapopan

Publicado

el

Por

Por Leonardo Segura Gutiérrez

Este domingo el partido de morena registró a su candidato a la presidencia municipal de Zapopan, Alberto Uribe, otrora operador político de Enrique Alfaro y expresidente municipal de Tlajomulco de Zúñiga.

Llama la atención que dentro de su planilla hay varios personajes que directa o indirectamente estuvieron vinculados con el expresidente municipal de Zapopan, Juan Sánchez Aldana, se trata de Maricela de Lourdes Meza Servín, cercana a Isidoro Campos, quien fuera operador político y titular de la Dirección de Delegaciones y Agencias Municipales durante la presidencia de Juan Sánchez Aldana.

También aparece Raúl Ortega Solís, quien fuera secretario particular de presidencia y Director General de Desarrollo Social y Humano durante el periodo de Juan Sánchez Aldana.

También dentro de la planilla de Alberto Uribe, se registró Frabel Espinosa Prado, quien fuera director de Coplademun con Juan Sánchez Aldana.

Otro que está vinculado a la administración de Juan Sánchez Aldana es Carlos Rendón Valdés, ex director de Participación Ciudadana en Zapopan durante la administración de Juan Sánchez Aldana.

Con esto se ve que con Alberto Uribe regresa la sombra de Juan Sánchez Aldana a Zapopan.

Seguir leyendo

Lo más visto